Descubre todo los pasos necesarios para fabricar una hoja de papel tradicional; un elemento empleado usualmente para comunicarnos, crear arte, estudiar o sencillamente cubrir nuestros requerimientos sanitarios, que aunque parezca algo sencillo y simple, es realmente más complicado; no te lo pierdas.

¿Qué es el papel?

El papel puede ser definido en pocas palabras como un producto natural, renovable y a su vez reciclable.

Nace en principio de la madera, ya que es la materia prima utilizada para su fabricación, la que por otro lado se obtiene del árbol.

Se trata de uno de los artículos más versátiles y útiles que no solo es empleado para escribir, sino que su superficie permite crear páginas de libros, revistas, pintar cuadros, imprimir fotografías, folletos publicitarios y mucho más.

Fabricación del papel

Para elaborar una hoja de papel se utiliza como materia prima la celulosa contenida en la madera; un componente virgen que es recuperado posteriormente mediante el reciclaje a fin de proporcionarle nueva vida útil.

El proceso para la obtención de la celulosa se realiza en primer lugar separando las fibras presentes en la madera, que se mantienen unidas por lo que se denomina lignina, algo similar al pegamento.

Luego se muele la madera para disolver esta especie de pegamento, empleando productos químicos o sometiéndose a la acción del calor.

Para que tengas una idea más acertada sobre este procedimiento, imagina que es algo parecido al trabajo de las avispas, cuando mastican la madera a fin de acumular una suficiente cantidad de pasta para crear sus nidos de papel.

Como parte importante de la fabricación del papel existen aparatos destinados a este proceso, en los cuales las fibras de celulosa son mezcladas con agua en un contenedor denominado pulper, al igual que para el caso de recicladas. 

Esta masa una vez distribuida de forma homogénea pasa a la máquina papelera; donde se extiende todo el compuesto sobre una larga banda dirigida por rodillos.

El agua se elimina gracias a la aplicación de otras técnicas como es el caso del vacío, gravedad, secado y presión. Con esto finalmente se logra una enorme hoja de papel que se enrolla en una bobina que servirá para su almacenamiento hasta que sea sometido a su corte o pueda ser utilizado como parte de cualquier proyecto específico.

Hoy en día muchas de las modernas líneas de producción de papel llegan a obtener hasta 200 metros de largo y ocupar un espacio prácticamente tan grande como el de dos canchas de fútbol; lo que es realmente increíble.

Por otro lado, es preciso destacar que son equipos sofisticados que generan una potencia superior a la de 500 coches juntos, disponen de unos 100 km de tuberías, cientos de válvulas y miles de cables.

Todo el proceso es automatizado y se controla a través de teclados de ordenador y pantallas, con la ayuda de otros tantos sensores y escáneres de última generación.

¿Cómo se fabrica papel reciclado?

En muchas comunidades se recogen de los contenedores materiales de desecho aptos para su aprovechamiento en forma de papel o cartón; esto es enviado a las empresas procesadoras de este material para su recuperación. No sin antes clasificarlo, acondicionarlo y enfardarlo.

Luego, esta materia óptima para el reciclaje se mezcla con agua en el pulper y se agita fuertemente para que se disuelva por completo; separándose mediante procedimientos específicos las grapas presentes, plásticos y otros elementos que no deban ser parte del papel.

Una vez que se obtiene la mezcla ideal o masa para dar origen a una nueva lámina de papel, se pasa a la máquina papelera; donde como se indicó anteriormente se extiende, extrae el agua presente y se seca, hasta obtener una hoja larga lista para ser enrollada en la bobina, cortada y distribuida de acuerdo con el uso final que se le dará a este papel reciclado.